viernes, 13 de abril de 2012

Rayos de piedra y rosas 26: Soneto del beso


A J.A.N.

Por libar, que libé, y haber libado
el amargo cerezo de tu boca
tan helado y fugaz, llevo una roca
que me hiende y me amarga este costado.

Por robar, que robé, y haber robado
aquel beso lunar, se me coloca
una bestia feroz, y se me enfoca
este rayo mortal por beso hurtado.

No recuerdo ya nada, no recuerdo…
no recuerdo si no es esta amargura
que produjo aquel salivar agravio.

No recuerdo, quizá, mas sí recuerdo
de tus labios su pena y su figura
que ahora es pena y figura de mis labios.

No hay comentarios: