martes, 8 de junio de 2010

Cuestión de sexo


Primero, vean el vídeo.

¿Ya? Perfecto. ¿Qué hacemos? ¿Reímos, lloramos, o quemamos de una santa vez (porque lo de santa les pone) los estudios de Interfascismo? Porque esto ya clama el cielo, y eso que se supone que el ídem está de su parte.

Lo primero, supongo que puedo tomarme la licencia de llamar a esta parodia de hombre “hijo de puta”, más que nada para que me entienda, para ponerme en su registro. ¿Pero cómo se puede defender absolutamente nada con ese desprecio, con esa mueca de asco, con ese insulto permanente, con esa seriedad tan falsa y esa falta absoluta de decencia? Guarro, puerco, degenerado e indecente me lo parece él, que demuestra que a falta de argumentos, buena es la mierda.

Lo segundo, ¿por qué coño le pica a la derecha que la gente se masturbe? Parece que en este país solo se puede hacer pajas uno (pajas intelectuales incluidas) pensando en la sacrosanta unidad de España, en la Sagrada Familia, en la Santa Madre Iglesia y en Felipe II. La excitación sólo vale cuando se condena el aborto o se insulta a esos degenerados que son los maricones. Ahí sí. Ahí se pueden echar espumarajos por la boca, como cuando se recortan sueldos, se bajan los impuestos de sociedades, se suprimen derechos sociales… Eso sí que es un orgasmo en toda regla.

¿Pero de verdad que este hombre me va a negar que con 15 años se hacía pajas? Vamos a dejar de ser cínicos. El sexo, mal que le pese a los benditos hijos de Cristo (que ya se sabe, está a la derecha del padre, por algo será), no es malo. El sexo es algo que todos practicamos (se comenta que hasta los señores de derechas lo hacen), es una expresión corporal de un sentimiento, es un terreno más de nuestra psique por explorar.

A mí, sinceramente, me agrada mucho más saber que un chico está aprendiendo a disfrutar de su cuerpo y del de su pareja (cuando la tenga), a saber disfrutar de ciertas cosas. Mucho más que los cincuentones con el cinturón a la altura del pecho, con barba a medio afeitar y su asqueroso aliento a bourbon; hablando con una rumana esclavizada de 20 años, traicionando a su familia, sencillamente porque nunca le enseñaron como amar, como tener sexo de manera sana, sin hacer daño a nadie.

Excelentísimo cabrón D. Eduardo García Serrano, háganos el favor de no darnos lecciones, que de zorras está el mundo lleno, empezando por su casa (televisiva).

4 comentarios:

David Waldorf dijo...

Lo peor que podemos hacer es ponernos a su altura, cariño. Admitir que nos encantaría quemarles con gasolina mientras un rottweiler les revienta a mordiscos los testículos es ser cruel. Nosotros somos mejor que eso... ¿verdad? Jamás desearíamos algo así.

Quizá la guarra sea su madre por atreverse a traer al mundo a un parásito como él. Que se toque más, que seguro que se le quita esa cara de amargado que lleva.

Con mucho amor,
David.

Javier dijo...

Asíque un niño puede fumar pero no meneársela? (con perdón por supuesto, que meneársela es una palabra muy fea pero puedo tachar de zorra sin ningún problema, porque soy un gentleman U_U), pues es lo mismo que unos esclavos en roma que sodomizaban aberrantemente a todo el mundo?lo qué?me he perdido en algún punto del razonamiento de este esperpéntico caballero.

Por cierto, te sienta genial la indignación a la hora de escribir. (por mal que suene).
Utilizas una combinación de ironías, frases ingeniosas y palabras magistrales, unidas a insultos que, lejos de dar un toque...chabacano por decirlo de algún modo, le dan el punto justo de airosidad sin perder esa especie de elegancia agresiva...

vamos, que me ha encantado el texto, y estoy muy de acuerdo.

Una vez más...te sienta muy bien la indignación U_U

Invisible Boy dijo...

Nietzsche: Moral contranatural. Ahí viene todo explicado.

Konrad VH dijo...

David, te cabreas más tú que yo. Somos tal para cual. =P

Muchas gracias Javi. La verdad es que lo de cabrearme se me da bien, pero es que me obligan.. ¡ME OBLIGAN! Jajaja

Ah, Nietzsche, el gran incomprendido.. ^^