jueves, 18 de febrero de 2010

Maricas, infantes y Zorrillas

Anoche estaba yo a horas intempestivas hablando con mi novio y resultó que en TeleEsperanza (antes Telemadrid) la Tárrega pretendía moderar una especie de debate sobre si los homosexuales lo tienen tan fácil como parece. Entre los insignes invitados estaban Josep Tomás; el presidente de la Fundación Triángulo, Miguel Ángel Sánchez Rodríguez y la insgine (por decir algo) abogada Paloma Zorrilla.

Y de esta última quería hablar yo. La buena señora, después de invocar veinte a voces al todorencoroso lobby gay, de acusar a los gays de promiscuos y de no sé cuentas chorradas eclesiástico-derechosas, sacó la joya de la corona: la adopción de niños por parte de matrimonios gays destruye la familia. ¿Por qué? Porque como todo el mundo sabe, los gays así, en conjunto, en abstracto, son poco menos que viciosos resentidos. Y si alguno (que los hay, no se crean)  sale con que es gay y lleva mucho tiempo con su pareja, etc. pues no es más, a los ojos de Santa Paloma, que una simple excepción, una rosa entre los cardos.

En eso, señora Zorrilla, tengo que darle la razón. Hablando así en general, el mundo es una mierda. Estaría bien que la gente fuese más responsable, los políticos más honestos, los patronos menos codicosos y, ya que estamos, que hubiese menos hijo de puta suelto por ahí. Y lo de hijo de puta, además de por los estafadores, violadores, asesinos… también va por usted, señora Zorrilla. Sí, es un insulto abierto y directo, al fin y al cabo tengo derecho de hacerlo. Total, usted no va a leerlo y aunque lo hiciese, dudo que entendiera nada.

Pero a lo que iba. No le voy a contestar sus argumentos. No voy a decirle que conozco a mucha gente que se acuesta con gente de su mismo sexo y que es perfectamente capaz de criar un hijo. Para qué. La gente como usted no se baja del burro. Contra su intransigencia, contra su ignorancia, contra su correosa moral de carcamal antediluviano no hay palabras que valgan. La gente como usted solo entiende de actos (si son más violentos, tanto mejor). Así que les daremos actos. Como es incapaz de entender que soy tan capaz como usted (de hecho, seguramente lo soy más) de criar un hijo, vamos a hacer una cosa. Mi marido y yo tendremos un hijo. Lo educaremos y lo criaremos para que el día de mañana seaun maravilloso padre (o madre) de familia, si es que decide formar una; un excelente profesional, si es que quiere alcanzar la excelencia en su campo; un creyente ejemplar, si es que opta por adoptar una fe. Mi marido y yo, como tantos otros hombres y mujeres homosexuales, vamos a educar a nuestros hijos de manera excepcional, le guste a usted o no.

Es verdad que mi argumento ahora mismo no puede desdecirla a usted, pero también es verdad que, como la verdad es ineludible, a la vuelta del camino se verá quien lleva razón.

5 comentarios:

Freya dijo...

Bien dicho Deivid :D:D

Freya dijo...

Ayy que eres konrad que se me fue el santo al cielo :P perdon ^____^ pero reitero lo dicho, esperemos que el tiempo ilumine y cambie a personas ineptas como Zorrilla

Rubén dijo...

Lo q le pasa a esa mujer es pura envidia.... Lo pena es que puede decir lo que quiera o usar cierta información para crear movimientos y pensamientos que en una sociedad como es la nuestra deberían ser un terrible cuento del pasado y no un éxito nacional....

Anónimo dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=E81YEZx5_ks&feature=player_embedded

galoper dijo...

CHICO, ESTOY CON TIGO...
UN SALUDO